Otoño productivo

El verano concluye y llega el otoño. Los días largos y soleados dan paso a otros más cortos y grises. Las temperaturas bajan y las horas de luz solar cada vez son más escasas. Además de traer paisajes ocres y días de lluvia, el otoño trae también un cambio de nuestros ritmos vitales. Con la llegada de esta nueva estación, muchas personas experimentan cambios en su estado de ánimo: se sienten más cansadas de lo habitual, más tristes, desmotivadas, con falta de concentración y con ganas de estar más tiempo solas.

¿Es normal este cambio? Pues tengo que decirte que sí, es bastante normal.

Esta sensación de tristeza es la que se conoce como depresión otoñal o trastorno afectivo estacional. Aparece al llegar el otoño y desaparece con la llegada de la primavera. Su principal causa reside en las horas de sol. Te explico, al disminuirse las horas que pasamos expuestos a la luz del sol, nuestro cerebro produce menos serotonina, que es la encargada de regular nuestro estado de ánimo, la conducta alimenticia o el sueño. Por tanto, la llegada del otoño nos afecta, por lo general, a todos.

Los síntomas más frecuentes de este trastorno son episodios de depresión, dónde ya no se disfruta hacer cosas que antes se disfrutaban, hay sentimientos de tristeza, desesperanza y mal humor. Otro problema relacionado es el aumento de peso por antojos de carbohidratos, dormir mucho o muy poco y sentirse sin energía.
Ahora es cuando te pido perdón si después de leer todo esto te has alarmado y te ha entrado a ti también un poquito de depresión. ¡Lo siento! Era necesario explicar todo esto para poder decirte que no todo son malas noticias… ¡Sigue leyendo!

Como toda emoción, si no te enganchas en ella y te permites transitarla, puede darte cosas muy buenas. En mi caso, es la escritura y el aumento de la práctica de deporte. Durante el verano y las vacaciones apenas practico deporte por la calor y apenas escribo por todos los planes que tengo con mi gente. Por lo que la llegada del otoño me permite practicar estas dos cosas con más facilidad.

¿Qué podemos hacer para sacarle partido al otoño y pasar lo más rápido posible este trastorno afectivo estacional?

Para mí, lo primero y más efectivo es llevar una vida organizada. Es decir, si vas a trabajar y sales a las 6 de la tarde, no dejes al azar lo que vayas a hacer en tu tiempo libre. Organízate en todo. Por ejemplo: cuando salga de trabajar iré a echar gasolina al coche y seguidamente iré al gimnasio. Cuando termine el gimnasio y llegue a casa, pondré una lavadora. Mientras la lavadora está en marcha prepararé la cena. Cenaré, tenderé la ropa e iré a la cama a leer. Haciendo esto, estás organizando tu tiempo y evitando la procastinación, que es una gran aliada de la falta de energía.

Apostar por una vida activa es clave en esta estación. Intenta realizar ejercicios físicos todos los días, aunque no sean intensos. Yo, por ejemplo, tres o cuatro días a la semana entreno duro, mientras que los otros tres los dedico a estiramientos o relajación.

Otra cosa que me encanta hacer en otoño y que me motiva muchísimo es el cambio de armario. Estamos en el momento oportuno para retirar las prendas de verano y poner en las perchas la moda otoñal para vestir de acuerdo a esta época del año.

En esta época también descubro que el hogar es maravilloso para el disfrute personal. Me gusta hacer limpieza profunda y cambiar los muebles de ubicación. ¡Me siento tan bien cuando termino! También, en esta estación, saco la cocinera que llevo dentro. Me gusta elaborar las comidas, cocinar por placer y probar recetas nuevas en mis días libres.

La lectura es una actividad que potencio bastante durante el otoño. En esta estación acostumbro a ir pronto a la cama y, como suelo decir, no hay nada mejor que ir a la cama acompañada de un buen libro (los libros no roncan). Y no nos olvidemos de los famosos domingos de sofá, peli y manta. ¡Son maravillosos!

Sabiendo que este trastorno existe y que puede afectarte, no está de más que tengamos en cuenta todas las cosas buenas que nos trae el otoño. Para mí, no es mi estación favorita del año, pero como ya has podido observar, la utilizo para recuperar todo lo que no he hecho en verano, más muchas otras cosas, como encontrarme a mi misma practicando la meditación, la cocina, disfrutando de una buena película o de un buen libro. También creo que los paseos otoñales son especialmente gratificantes. Así que, vamos a ser optimistas en esta nueva estación, aprovechándola el máximo posible, siempre con alegría y con ganas. Tengamos un otoño productivo.

No olvides suscribirte para más artículos como este. 😉Muchas gracias por leerme y si te ha gustado, comparte ⬇.
Greta.

Publicado por Greta Vega

www.gretavega.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: