¿Qué te asusta?

Quédate con esta frase: No hay nada tan poderoso como una mente cambiada.

Puedes cambiar tu pelo, tu ropa, tu dirección, tu pareja… pero si no cambias tu mente la misma experiencia se repetirá siempre, una y otra vez. Y es que si quieres algo de la vida, si quieres cambiarte a ti mismo, si quieres conseguir algo, si tienes una meta que alcanzar, tienes que cambiar tu comportamiento y superar los hábitos negativos.

Sé que es desafiante y difícil. La mayoría de la gente va por la vida sin descubrir cuáles son sus talentos y por tanto nunca llegan a desarrollarlos. Que triste me parece que tengas un talento maravilloso como bailar, crear, escuchar, aprender idiomas con facilidad… ¡lo que sea! y no tengas el valor de desarrollarlo, ¿En serio no te vas a permitir ese crecimiento?

La única cosa que te va a hacer feliz, este año o el próximo, es dar un paso hacia delante, es elevar el nivel, es descubrir de lo que eres capaz y sentir ese increíble poder de seguir insistiendo a superar eso que te detiene, a cruzar al otro lado donde se encuentra tu verdadero yo. De eso es lo que trata este juego de la vida.

Cuando enfrentas tus miedos y continuas impulsándote a seguir, algo sucede en ti. Si no desarrollas el coraje para hacer lo que deberías hacer y pasas mucho tiempo dando vueltas, tratando de convencer a otras personas o tratando de obtener su aprobación, lo que va a pasar es que perderás la calma y otras personas te convencerán de que lo que quieres hacer no tiene ningún valor y esto te puede llevar a desistir de tu sueño.
En mi libro Tienes que partir, podemos ver un claro ejemplo de lo que estamos hablando:

Núria, la protagonista, quiere irse a vivir a Londres y se sorprende cuando nadie se conmueve ante su gran noticia de cambiar de país. Es más, su padre y su pareja directamente no lo entienden y no le ven ningún tipo de sentido. Esto provoca en Núria una reacción de orgullo. Es decir, “solo por el hecho de que me hayas dicho que no, pues yo voy a decir que si.” Pero no todo el mundo reacciona de ese modo… ¡Vamos a verlo!

Cuando una persona tiene un fuerte deseo, inconscientemente busca la aprobación de la gente de su alrededor, de sus seres queridos. Si estas personas discrepan, lo más probable es que intenten convencer de que cumplir ese deseo no es factible, o no es necesario, o no es seguro… van a dar información negativa intentado convencer de que no es una buena idea. Y, ¿cómo reacciona la persona que acaba de contar su mayor deseo a estas personas? ¡Con miedo! Empieza a pensar que si estas personas (que le quieren tanto) dicen esto, será por su bien, que tal vez tengan razón y que tal vez no sea una buena idea. Resultado: la persona en sí se queda en el mismo lugar, sin dar el paso hacia delante, en el mismo nivel.

Ahora te voy a decir una cosa: ¡NO HAGAS CASO!

¿Cuánto tiempo te queda? ¡No lo sabes! Así que deja de perder el tiempo valioso de tu vida. Si quieres algo tienes que ser implacable. Tienes que aprender a tener éxito y a ser creativo. El poder de resistir a pesar de todo, el poder de soportar, la capacidad para hacer frente a las derrotas una y otra vez sin darte por vencido y el poder a ignorar el que dirán. Hay que tener una cualidad vencedora que, más tarde, se convertirá en una cualidad ganadora. Debes tener ese poder.

Y, ¿Cúal es este poder? Ese poder está disponible solo cuando un hombre o una mujer se encuentra en ese estado de ánimo en el que sabe exactamente lo que quiere y está completamente decidido de que no va a renunciar hasta que lo consiga.

Todas las nuevas aventuras, especialmente aquellas que son en un territorio nuevo, ASUSTAN. Crees que Núria no estaba asustada? ¡Claro que sí! Pero ella tenía claro lo que quería y tenía las cualidades necesarias para conseguirlo. Y es por eso que no abandona la persecución de su sueño.

Tienes que saber que también existe esa grandeza en ti. Y tienes que aprender a controlar las críticas desde fuera y desde dentro.

Persigue tu objetivo y no dejes que nada te detenga. Vive tu vida con pasión y con determinación. Tienes que centrarte en ti mismo hasta convencerte. Y una vez estés convencido absolutamente, lo que tienes que hacer es LANZARTE.

Puedes empezar por decirte a ti mismo que tienes lo que necesitas para llevarlo a cabo y que nada te va a detener. Verás que cada día comenzarás a ver la diferencia en las cosas que haces.

¡No tengas miedo! ¡No tengas miedo a cambiar! Porque tal y como he dicho al inicio de este artículo No hay nada tan poderoso como una mente cambiada.

Comparte este post, ¡perdamos el miedo al cambio!
Greta.

Publicado por Greta Vega

www.gretavega.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: